Sta. Teodosia (II) - salvatierra-agurain

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sta. Teodosia (II)

Ermitas y Romerias > Santa Teodosia


Fuentes etnográficas:

Los días de la romería a la ermita de Santa Teodosia eran, según sus estatutos, el segundo día de Pascua de Pentecostés y el tercer domingo de Septiembre . En la actualidad , la primera fecha se ha cambiado por el día de Pentecostés. En estos dos días se sube la imagen moderna de Santa Teodosia, hecha hace unos pocos años de madera de cedro, que el resto del año permanece guardada por unos vecinos del pueblo.


Dibujo de la ermita de Santa Teodosia de Marcelino Rico


Antiguamente se traía un predicador, que venía de Salvatierra; la misa se celebraba en el interior de la ermita y en el momento de la homilía se salía fuera, se sacaba la imagen de la Santa y el predicador se subía al púlpito exterior desde donde predicaba, durante una hora. Se le entregaban dos quesos, que se hacían en la misma ermita, hoy en día aunque se hacen en el pueblo se sigue con el mismo donativo.

León Querejazu del pueblo de Alda, de 91 años, recordaba como eran las romerías que se realizaban en Santa Teodosia hace más de 70 años donde solía subir a todas las funciones desde muy niño, cuenta que estas fiestas han sido de siempre muy alegres y concurridas tanto por personas mayores como también por la juventud:

"A estas romerías que se hacían dos veces al año, venían unas mujeres a vender  almendras de Zuñiga en Navarra, tenían el puesto debajo del púlpito del predicador. Durante el sermón toda la gente estaba en silencio. Pero al terminar el sermón, las almendreras eran las primeras en romper el silencio y con unas voces muy potentes decían: ¡Viva el Sr. Predicador". Entonces empezaba el ruido y la alegría de toda la gente".

También recordaba como hace unos setenta años un señor mayor de Eguileor, Víctor Ruiz de Eguino, era el que con una yegua, con su buena silla y estribos, le subía todos los años al predicador hasta Santa Teodosia.


Misa en la romería de Santa Teodosia


Al amanecer, Víctor se presentaba en Salvatierra – Agurain en el Convento de los Padres del Corazón de María, allí le ayudaba a montar en el caballo y seguidamente iban subiendo por el Puerto de San Juan, el señor a su paso, porque era mayor y no podía caminar de prisa, el fraile sentado en el caballo le daba mucha conversación, sobre todo de cosas espirituales. Tras atravesar el Puerto de San Juan y las tierras de Iturrieta llegaban a la ermita donde les esperaban los demás cofrades y devotos de la Santa. Luego la Santa Misa y el sermón. Cuando terminaba de predicar, todos los asistentes aplaudían durante varios minutos.

Después de los actos religiosos, los cofrades, con el el Sr. Cura de San Vicente y el Predicador comían en la sala de arriba de la ermita por cuenta de los cofrades. Por la tarde el señor Vítor cogía la yegua, con el padre predicador y de nuevo hasta Salvatierra y después se montaba a caballo y encantado de la vida se iba a su pueblo de Eguileor. Iba encantado porque toda la vida fue un cofrade ejemplar, cristiano como pocos."

El día de la romería, tercer domingo de Septiembre, se preparaba el almuerzo y comida para los cofrades, que consistía en sopa de cocido y garbanzos hechos con el carnero que se había matado para tal fin. Estos llevaban la servilleta, el pan y los cubiertos. Tenían un comedor, en el piso superior, que hoy en día ya no se utiliza, en la actualidad la Junta de Cofrades almuerza en la cocina del ermitaño, la sala del piso superior se quiere adecentar para museo del pastor, conservando la habitación del ermitaño, en esas épocas los cofrades sólo eran hombres y en número reducido, sesenta.


Grupo de cofrades de Agurain de romería en Santa Teodosia


En la actualidad, cofrade puede ser quien quiera, sea de San Vicente de Arana o no y sólo haya que ver las listas que se exponen en la sala aneja, donde se reúne la dicha Junta para observar la cantidad de cofrades de los pueblos de alrededor, de otras zonas de la provincia y de otras provincias más lejanas. Cada uno paga una cuota anual de ciento veinte pesetas, más importante por la gran afluencia de peregrinos, no solamente del Valle sino de otros pueblos de Álava, Vizcaya, Guipuzcoa, Salamanca, Santander y Madrid.



SANTA TEODOSIA  PROTECTORA CONTRA EL REUMA


Según la tradición, Santa Teodosia alivia a los enfermos reumáticos; podemos considerarlo como un buen ejemplo de los innumerables testimonios que la sociedad campesina establece entre la vida cotidiana y la fuerza benefactora de los santos.

Josetxu en su artículo "Recuerdos de Nuestros Mayores" en la revista Ecos de Santa Teodosia recogió testimonio de mujeres de San Vicente de Arana y de como algunas de ellas hacían novena a Santa Teodosia, con los pies descalzos:

"Hará unos cuarenta. Yo quería pedirle un favor a la Santa. Corría el mes de Mayo y el tiempo empezaba a ser bueno. Nueve días subí descalzo a la ermita. Después de pasar el cerezo, al llegar al descansadero empezaba a rezar el Rosario; por la fuente de "Chotorra" comenzaba las letanías, al llegar a la Ermita acababa la oración, me ponía las zapatillas y a casa"

"Yo, hace apenas unos años que hice la Novena. Al pasar el puente de la "Zazarra" comenzaba el Rosario y al llegar a la Ermita rezaba una estación a Jesús Sacramentado. Si la ermita estaba cerrada, por una ventana le rezaba a la Santa".

EL CAPADOR

El oficio de capador o castrador, hoy en día está prácticamente desaparecido, pero hasta hace unos años tuvo mucha importancia en la ganadería de nuestros pueblos, tanto en los animales destinados a producir carne como aquellos que se empleaban para aprovechar su energía en el trabajo.

Sus largos recorridos de pueblo en pueblo a caballo primero y después en moto haciendo su labor y a veces llevando noticias y consejos. En nuestra zona existían buenos capadores (¿Qué ganadero hubiera puesto su hacienda en manos de un cualquiera?) los hermanos Beltrán de Heredia, Jesús Madinabeitia de Agurain, Víctor Jiménez de Urabain y su tío José Garro Elorza.

Éste último, José Garro, fue capador de profesión que trabajó en el Valle de Arana y en las Amescuas y toda la Sierra de Entzia. En uno de sus viajes sufrió un atraco con arma blanca cerca de Santa Teodosia, lo solventó con un estoque camuflado en un bastón o "makilla" que solía llevar para su defensa. Todo el lance se produjo sin derramamiento de sangre.

Más tarde enfermó de reuma, que le impedía trabajar y sobre todo montar a caballo. Angustiado por su enfermedad, pidió a Santa Teodosia por su curación y fue sanado.

Como agradecimiento donó una nueva imagen de la Santa a la ermita.

Tomado de Ecos de Santa Teodosia –ko  Ohiartzunak.
  
En esto momentos estas prácticas son un hermoso recuerdo. Los modos de vida y las mentalidades han cambiado, pero sin embargo, Santa Teodosia sigue siendo, para los habitantes del Valle, un lugar en el que se manifiestan sus creencias religiosas y sus necesidades de convivencia.

REGLA DE LA COFRADIA DE 1685

Se conserva un Libro de Actas de 1685 de la Cofradía de Santa Teodosia en el Archivo Diocesano que, en los cuatro primeros folios, está escrita la Regla de la Cofradía:

   "En la Villa de San Vicente de Arana,a tres días del mes de Abril de el año de mil seiscientos y ochenta y cinco, estando juntos el S. Abad y los cofrades de la Cofradía de la Basilica de Sta. Teodosia sita en la propiedad y jurisdicción de dicha Villa; ordenaron de nuevo dha. iglesia y estatutos. Porque la regla antigua, que estaría passada y confirmada por los señres de Obispos y Visitadores se quemó en el incendio que sucedió en las casas de el Cura que es oy y de otros vecinos de la dha. Cofradía, que de tiempo inmemorial está fundada y dedicada a Sta. Teodosia, Virgen y Martir...ordenaron los Capítulos siguientes:

  Primeramente ordenamos que la dha. Cofradia se aga de hacer y celebrar el primer Domingo despues de Ntra. Sra. de Agosto en la dha. Basilica de Sta. Teodosia, y que todos los cofrades ayan de acudir este día para las ocho de la mañana y que aesta hora se diga una misa cantada por los Cofrades difuntos con su responso, y que se de limosna tres reales; y después de esta se diga Misa Mayor con toda solemnidad a la hora competente...."

(A.H.D. V-G. Libro de la Cofradía de Santa Teodosia: 1685 – 1833 F.1)

La regla tiene veintiuna ordenanzas, aunque no les asigna un número, como tampoco están foliadas estas primeras hojas. A continuación el Libro recoge las Visitas de 1686, 1694, 1702, 1713, 1714, 1717 y 1721. Después está el Libro de Quentas de la Cofradía de Santa Teodosia, en el que vienen las cuentas y nombres de cofrades de diversos pueblos:

   "....partida de entradas del lugar de Roitegui, fueron admitidos el 29 de Mayo de 1787, por Cofrades de la Sta. Cofradía de Sta. Teodosia:

      Lucas Antonio señor de Barrena
      Pedro Pérez de Onrraytta."

(A.H.D. V- G. Libro de Cuentas de la Cofradía de Santa Teodosia: 1685 – 1833- fol. 8.)

En la Visita de 1731, se reflejan algunos abusos que se daban:

    "...visitó este Libro de la Cofradía de ka hermita de Santa Teodosia.. cuyo Abad mayordomo y Cofrades a sus expensas celebran las funciones de dha. Cofradía ...hallan con justificación, pero reconociendo que solo son dhas. Quentas de los excesivos gastos que causan los cofrades en comer y bever, dando motivo con ello a los vicios de algunos..., manda se abstengan de semejantes gastos y excesos....

(A.H.D. V-G. Libro de Cuentas de la C. de Sta. Teodosia 1685-1833)

En cambio, la Visita 1760 nos habla de la situación económica:

....en la Villa de Santa Cruz de Campezo a diez y ocho de Octubre de mil setecientos y sesenta años, el Ilmo. Señor D. Andrés de Porras y Temes, visitó este Libro de la Cofradía de Sta. Teodosia...que por no haber bienes, ni renta algunas se mantiene por repartimientos que entre sí hacen... alcanza esta cofradía a favor de los mayordomos en dos reales y doze maravedíes que estan para repartir en la primera cuenta....

(A.H.D. V.G. Libro de Cuentas de Sta. Teodosia 1685 – 1833.)

F. García de Vicuña escribía un artículo titulado "El resurgir" en la revista "Ecos de Santa Teodosia"  en la que contaba que el paso del tiempo hizo perder vitalidad a la Cofradía; las romerías a la ermita de Santa Teodosia ya no eran como antaño y había que tomar medidas para hacerlas resurgir o bien para terminar con ese declive.

En el año 1975, fue nombrado párroco de San Vicente de Arana Don Felipe García de Vicuña y con un grupo de de personas de diferentes lugares se formó la primera "Junta de Sta. Teodosia" dispuestos a impulsar una nueva cofradía y a trabajar cuanto fuese necesario para la ermita. Poco a poco, con un trabajo silencioso y duro tanto por el tiempo que los miembros de la Junta tenían que emplear como por las críticas, que tenían que soportar, fueron haciendo resurgir aquel espíritu aparentemente adormecido, que despertó con brío y dio lugar a formar una nueva cofradía, que hoy cuenta con numerosos cofrades y que ha conseguido hacer dos romerías consolidadas y famosas.

En los Estatutos de la Cofradía de Santa Teodosia, que los expondremos completos en un capítulo aparte, y que se firmaron en el año 1993 se exponen los fines que se pretende...........pag 193

"Con la denominación de COFRADIA DE STA. TEODOSIA...el fundamento de todos los principios y fines de esta Cofradía que son el desarrollo integral para cada uno de los cofrades, aspirando a un margen de libertad a favor de la creatividad y de adaptación a las circunstancias y se centra en suscitar el compromiso evangélico, promocionar a la luz de la significación de Sta. Teodosia el desarrollo integral de la persona conscientes que la "Gloria de Dios" está en todos los hombre y mujeres vivan, celebrar la acción de gracias por los dones recibidos y sufragios por los hermanos difuntos, estimular la pertenencia como cauce para la conservación y mejora del medio ambiente, especialmente en la ermita, promover la relación del medio rural continuando con la tradición como lugar de encuentro y acogida, organizar actividades culturales para fomento de la cultura de nuestros pueblos, velar por el mantenimiento y arreglo de la ermita, ampliación de locales, etc.. y que la sede está en la ermita de Santa Teodosia de San Vicente de Arana.

Estos estatutos fueron firmados por el presidente y el secretario Pedro San Vicente y José Luis Salaberri y fueron confirmados con un Decreto del Obispado de Vitoria.

En el registro de Entidades Religiosas, la Cofradía de Santa Teodosia, ha sido inscrita con el nº 3241 de la Sección Especial. Grupo C. (nº 3241-SE/C) en Madrid  a 28 de Octubre de 1993.

Unos años antes de la elaboración de los estatutos, las actividades de la Cofradía eran ya muy importantes, por ejemplo desde el año 1988, se comenzó a editar la revista "Ecos de Santa Teodosia", a través de la Junta Rectora de la Cofradía  que hace de enlace y comunicación entre todos sus cofrades, así como da cuenta de los trabajos realizados en el año, proyectos en estudio, balance de cuentas, etc... Dentro del apartado de "trabajos realizados" se señalan:

  • Construcción de un muro de piedra, que va desde el pórtico hasta la fuente

  • Abrir puerta del púlpito (situado en el pórtico)

  • Edición de una revista cultural, llamada "Ecos de Santa Teodosia. Se pretende que salga cada año para la romería de Septiembre.

  • Creación de un buzón de sugerencias, colocado en la puerta del salón de la ermita.

  • Plantación de diez fresnos en torno al crucero de la ermita.


En 1994, un año después de la creación de la nueva Cofradía, la Junta de esta entidad ha logrado llevar hasta la ermita luz eléctrica. Para acometer esta obra fue necesario abrir una zanja de dos kilómetros y medio, que une la toma de San Vicente de Arana con el santuario; toda la instalación se ha hecho subterránea con el objetivo de mantener la estética de la zona y no deteriorar el medio ambiente. El coste total de once millones, ha sido sufragados el 100% por la Diputación Foral de Álava. Además es la primera vez que la subvención se concede a la Cofradía y no a la Junta Administrativa, como ocurría cuando no se disponía de personalidad jurídica.

También se ha elaborado un Proyecto de Restauración integral de la Ermita con el que se pretende dar una continuidad y marcar una línea de actuaciones para las futuras obras en Santa Teodosia. El diseño incluye, entre otras actuaciones, sustituir el suelo actual por otro de material cocido, alisar y revestir las paredes y subir un metro la altura de la capilla, todo esto se presentó en la Asamblea Anual del 4 de Junio de 1995, Pascua de Pentecostés, que coincide con la romería txiki, también dedicada a los cofrades difuntos.

La organización de la romería, cuenta Mª Ángeles Celigüeta en su libro "Ermitas en la montañas alavesa", corre a cargo de la Cofradía de Santa Teodosia. Para formar parte de la Junta es necesario ser cofrade y se entra de manera voluntaria, renovándose los cargos cada cierto número de años. En la actualidad la romería comienza con una misa en la explanada, frente a la ermita, ya que en el templo no se puede acoger a tan numeroso grupo de fieles. En cada ocasión sube a decir misa un sacerdote diferente, como antaño, de los pueblos relacionados con la ermita.

Después se reúne la Asamblea de cofrades dando paso al orden del día que se suele componer de: Obras y arreglos de la Ermita, próxima romería, concursos, exposiciones, donaciones y estado de cuentas. A continuación un aperitivo para los asistentes. En la campa, mientras tanto se desarrollan juegos, rifas, bailes, etc...Comida en grupos familiares y hacia las ocho de la tarde finalizan los festejos. La romería es financiada por las cuotas de los cofrades y por las donaciones.


Cruz de piedra de Santa Teodosia – Iturrieta - Entzia

LOS COFRADES

     En las actas de los siglos XVIII y XIX encontramos cofrades del Valle de Arana, de Roiti, Oteo, Sabando y Laminoria. Entre 1920  y 1945 aparecen, además  cofrades de Onraita, Viloria, Langarica, Eguileor, Vicuña, Agurain – Salvatierra, Roiti, Sabando, Acedo, Ocariz, Leorza, Ullibarri – Jauregui, Gastiain, Aranarache, Igoroin, Iturrieta, Alecha, Atauri, Vicuña, Sabando, San Vicente, Alda, Ullibarri – Arana y Contrasta.


ESTATUTOS DE LA COFRADIA DE SANTA TEODOSIA DE SAN VICENTE DE ARANA

Regla de la Cofradía de Santa Teodosia. (3- Abril de 1685)

  "En la Villa de San Vicente de Arana a tres días del mes de abril de mis seiisstos y ochenta y cinco estando Juntos el Sr. Abad y cofrades de la Basílica de la Cofradía de Sta. Teodosia sita en la propiedad y jurisdicción de decha villa ordenaron de nuevo esta regla y estatutos. Por que la regla antigua estava passada y confirmadas por los Srs. Obispos y visitadores se quemó en el incendio que sucedió en las casas del cura que es oy y de otros y para la renovación de la dicha cofradía que de tiempo inmemorial aca está fundada y dedicada a Sta. Theodosia Virgen y Martir despuiés de haber constituido y conferido entre sí lo que convenía al aumento de ella ordenaron los capítulos siguientes.

  Primeramente ordenamos que la dicha cofradía se aya de hacer y celebrar el primer domingo después de nuestra señora de agosto en la dicha basílica de Santa Theodosia y que todos los cofrades ayan de acudir este día para las ocho de la mañana y que a esta hora se haga una misa cantada por los Confrades difuntos con su responso y se dé de limosna tres reales, y después de esta se diga una missa mayor con toda solemnidad a la hora competente que el Abad aya de decir. Y después de comer se cante un responso e inmediatamente se digan completas y que todos los cofrades acudan pena de dos reales (excepto sacerdotes que fueran semaneros).

  Itten ordenamos que aya Abad y dos mayordomos. Y que el Abad aya de ser el Cura que es o fuese en la dcha villa de Sanv. de Arana con tal que sea Confrade y a falta suya el beneficiado más antiguo (siendo Confrade) y si ninguno de los beneficiados servidores no fueran cofrades elijan por Abad los que tuviesen gusto los Confrades sacerdotes Y que dicho Abad haya de decir la missa mayor y sea libre de el escote y presida y haga observar los capítulos multandoles en las penas puestas en dchos capitulos y tenga libro para asentar a dchos Confrades, provechos y gastos de ella.

  Itten ordenamos que el uno de los Mayordomos aya de ser de la dcha villa de Sanv. por renque conforme el costumbre de ella y el otro aya de ser el que fuere nombrado por dcho Abad y dicho nombramiento aya de hazer en el Confrade que antes no aya hecho (con tal que aya alguno) y si no nombre a quien más gusto tuviere. Y que los dichos mayordomos se nombren el día de la celebración de dcha Confradía y se les reciba juramento para que debaxo de el cumplan fielmente dcha mayordomía, que esten obedientes al Abad mpara executar penas, dar aviso a los Confrades y otras cosas convenientes a la paz, unión y consecución de ella. Y si alguno de los Confrades fuese inobediente a dcho Abad o Mayordomos en cualquiera cossa que conduzca dcha Confradía sea castigado en un ducado y siendo el delito grave esté la multa a voluntad de dechos Confrades.

  Itten ordenamos que los dchos Mayordomos ayan de poner todo lo necesario para el gasto que se haze el día de la celebración de dcha Confradía y de todas las demás Juntas que el día primer Domingo después de Ntra. Sra. de Agosto den almuerzo y comida como sea acostumbrado asta aira a voluntad de dchos Confrades. Y que después de la missa mayor antes de comer se reparta el gasto asistiendo a las cuentas cuatro contadores nombrados por dcho Abad y un Mayordomo y si otro ninguno se arrimase, sea multado en dos reales y ajustadas las cuentas les haga notorio el dcho Abad lo que les caviere a cada Confrade, assi de gasto como de la missa y paguen antes de partir de la hermita, sopena de ocho reales, no pagando apunte el Mayordomo para que sean executados. Y si el Mayordomo permitiese que algún Confrade vaya sin pagar y no apuntase pierda el coste de el tal y sea libre, y el mayordomo o Mayordomos se han de multar en dos ducados sin remission.

  Itten ordenamos que el día de Sta. Theodosia que es a dos de abril se diga una missa cantad por todos los Confrades y que todos acudan a ella para las ocho de la mañana pena de un real; y si dicho día cayese en la Semana Santa o días primero o segundo de Pascuas o se diga el tercer día, y si este día no se pudiese acudir por la inclemencia de el temporal se traslade al domingo después de la fiesta de Ntro. Patrón San Prudencio, Y que tengan obligación los Mayordomos de dar avisso a dchos Confrades y que acudan todos so la pena dicha.

   Itten ordenamos que cada confrade aya de hazer decir una missa por los Confrades difuntos y quando muriese alguno acudan todos los confrades de el Valle de Arana al lugar de donde era o está enterrado (con tal que se en el Valle) sopena de un real; Y que todos los confrades vayan con el Abad a la puerta de el tal difunto a rezar; Y el Abad tenga cuidado de avissar a los Mayordomos y los Mayordomos a los Confrades y si el Mayordomo no avisare, pague la pena que debe el tal Confrade; Y cuando muriese alguno de los Confrades que no fuere de uno de los quatro lugares de el Valle se diga por el tal la missa el día de la celebración de Confradía o el día de Sta. Theodosia
.

   Itten ordenamos que si alguno de los Confrades estuviese impedido por vejez o enfermedad, no se le cargue sino la mitad de el escote y que al otro día de la Confradía pague al Mayordomo el escote pena de lo arriba referido; Y si estuviese imposibilitado sea libre de el escote y participe de lo espiritual como los demás cofrades.

  Itten ordenamos que en esta Confradía no sean admitidos hombres inquietos ni de mala vida ni que les toque mala raza no castigados por la Sta. Inquisición y otras justicias por delitos infames, tuviesen oficios vaxos, sino hombres de buenas prendas y cualidades. Y ssi por los referidos arriba alguno de los Confrades hiciese relación sea el tal excluydo de la Confradía con pena de cien reales. Y el que saliere a la caussa por el tal, pague lo mismo.

 Itten ordenamos que aya de haver quarenta Confrades legos y de sacerdotes quantos quisieren entrar sin número y de entrada aya de pagar cada uno ocho reales. Y si alguno de los Confrades quisiere despedirse de la tal Confradía (no dando causa legítima) pague dos ducados.

  Itten ordenamos que no se admitan por Confrades sino que fuesen vecinos en uno de las dos villas y lugares de el Valle de Arana, lugares de Roytegui y Onrayta, Igoroin, Ibisate, Sabando, Oteo y no de otros lugares (a menos que convenga a la Cofradía) pena si alguno hiziese relación pague dos ducados.

   Itten ordenamos que si estuviese cumplido el número de los Confrades y pidiese entrada alguno, le asiente el Abbad en el libro para que entre quando huviere lugar.

  Itten ordenamos que ninguno de los Confrades sea essento de hacer la Mayordomia (excepto los sacerdotes) por vejez, ni enfermedad u otro pretexto, a menos que sea pobre de solemnidady que ninguna caussa sea excusadode dcha Mayordomiasino que en tal casso el Abbad nombre otro Mayordomo a expensasde la hazienda de el tal. Y el que rehusare la tal Mayordomía sea castigadoen cien reales y esto ordenaron para oviar pleytos e incombenencias y para que nadie se haga el enfermo.

 Itten ordenamos que todo lo que se gastase de carne, vino u otras cosas se pague a los Mayordomos conforme les costare debaxo de su (ilegible).

   Itten ordenamos que los Mayordomos ayan de traer la carne, vino y todo lo necesario para la Confradía y el vino traygan de Logroño o la Rioxa a voluntad del Abadd y Confrades y se les pague conforme el precio de la taberna de la Villa de Sanv. de Arana con dos maravedíes más de lo que valiere en dcha. Taberna.

  Itten ordenamos que si alguno quisiere entrar en dha. Confradía aga relación el día de la advocación de la Santa o el día de la celebración de la Confradía y no en otro tiempo porque no será oído.

  Ytten ordenamos que todos los sacerdotes vayan a dcha. Confradía con hábito decente como es con loba sobrepelliz y bonete, assi el día de Sta. Theodosia como el día de la celebración de la Confradía, so pena que, el que no llevare lo referido sea multado en un ducado y si alguno fuere rebelde, proceda la Confradía con otras penas mayores; Y nadie se excuse de subir al coro, sino es que sea confessor pena de lo dicho.

 Itten ordenamos que ningún Confrade hayga combidado criado ni perro a las comidas so pena de cien maravedíes.

  Itten ordenamos que quando huviere algún ruido mandandoles el Abbad, se aquieten y calle; no le queriendo obedecer paque cada uno que fuere rebelde quatro reales por cada vez porque así importa para la verdadera conservación de la Santa Confradía y hermandad.

 Itten ordenamos que si acaso alguno de los Mayordomos nombrados el día de la Confradía no quisiere jurar en manos de el Abad de quando hará su oficio fielmente pague la multa doscientos maravedíes.

 Itten ordenamos que los mayordomos a quienes se les deviere el escote u otra cualquier pena en que el qualquier confrade huviere incurrido assi clérigo como lego puedan hazer las execución en qualquier hazienda de el tal Confrade con mandamiento de el Abbad sin incurrir en pena alguna. Y si acaso se les resistiera, pague la pena doblada y si no quisiere pagarla, el Mayordomo de cuenta al Abbad para que haga Junta de la Confradía y se determine lo que más convenga para el cumplimiento de esta regla.

 Itten ordenamos que para que no se gaste más de lo necesario, assí de vino como de carne, que el Abbad nombre un confrade por veedor a quien su Mad. Reciba juramento para que tenga cuenta del vino y carne que no se dé a nadie sin consentimiento de toda la cofradía cossa alguna pena de cuatro reales por cada vez que contraviniere a esta regla.
   Itten ordenamos que por que las reglas viejas estavan en poder de D. Juan Perez de Lacalle, abad press. Se quemaron en un incendio que sucedió en las casas del dicho Abad y otros vecinos pidieron y suplicaron a Don Juan Diaz de Arrizala presbítero beneficiado en la parroquia de la Villa de Contrasta las trasladasen de otras que tienen en la Cofradía de Nuestra Sra. de Iturrieta.

   El dicho Don Juan Diaz de Arrizala, en cumplimiento de la súplica hecha por los srs. Abad y demás cofrades traslada estas reglas y ordenanzas al pie de la letra y si en algo hubiere errado, pido perdón a la Confradía pues le ofrezcio que he deseado acertar en todo a honra y gloria de Dios todo poderoso y de Sta. Theodosia Virgen y Martir abogada e intercesora en la vida y en la muerte de nuestra salvación, paz, amor y caridad y salud temporal que nos la dé el padre eterno que vive y reina con el Hijo y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amen

Finis coronat opus. Juan Díaz y otras firmas.

BASES Y CONDICIONES DE LOS COFRADES DE LA ERMITA DE SANTA TEODOSIA DE LA VILLA DE SAN VICENTE DE ARANA DEL AÑO 1915.

 Se acordó por la Cofradía de que desde este día, se observen y cumplan sin excusa ni pretexto alguno, por los hermanos que la componen, los capítulos siguientes:

   1º. Todo hermano cofrade que existe hoy y el que entrare en esta Cofradia en los sucesivo, no podrá separarse ni eximirse de ella por su libe voluntad, bajo la pena de exigirle y a la misma pagar sin pretexto alguno diez pesetas, cuya cantidad será a beneficio de lo que la misma Cofradía lo acuerde, de cuya exención será exento únicamente el hermano que presente su despedida de cofrade a la misma con un mes de anticipación al de la primera reunión que haya y dará los motivos o causas justificadas, a satisfacción de los hermanos cofrades, para librarse.

   2º. Que todo hermano cofrade que tenga la residencia fuera de la Villa de San Vicente de Arana, se constituye, compromete y obliga a hacer todos los pagos que le originen, respecto de penas y gasto en la ermita de San Teodosia, a la persona que deba verificarse, cuyos pagos se realizarán seguidamente al día de la Cofradía primera, apercibido todo hermano cofrade, que de no hacerlo así, como también los residentes en esta Villa, serán excluidos de la Cofradía, y si rehusasen a dicho pago en la primera reunión de la Cofradía, se realizará desde el acto en que se manifieste el descubierto.

   3º. A todo cofrade que fallezca se le dirá, en sufragio por su alma, un Oficio, Misa y Responso en la Parroquia de esta Villa.

  4º. Los cofrades se comprometen a satisfacer las cuotas que les correspondan por los cofrades que fallezcan durante el año, para hacerles los sufragios que quedan señalados.

 5º. Las cuotas que correspondan satisfacer por los hermanos fallecidos, serán satisfechas en la ermita por Mayo y Septiembre.

 6º. Todo anciano o impedido que no pueda asistir a la ermita y si quiere gozar de los beneficios de sufragios, tendrá que seguir abonando la cuota de veinticinco céntimos por la Misa, más lo que le corresponda por los hermanos fallecidos.

 7º. La Cofradia abonará al Sr. Párroco de esta Villa por cada Oficio, Misa y Responso de cda cofrade fallecido, la cantidad de cinco pesetas.

 8º. El  ermitaño tendrá la obligación de dar aviso a la familia del hermano fallecido, el día que se hagan en ésta los funerales señalados, para que asista a los mismos si lo cree conveniente.

 9º. Los cofrades de esta Villa tendrán que satisfacer veinticinco céntimos de pesetas por cada vez que no asistan a los sufragios que se celebren por los cofrades fallecidos, cuyas cuotas serán cobradas por el Mayordomo.

 10º. Los cofrades pagarán veinticinco céntimos de pesetas por la Misa de Mayo y Septiembre, cada uno, mas por Mayo una peseta y diez céntimos por la comida.

 11º. Todo cofrade entrántico tendrá que satisfacer una peseta.

 12º. Que el número de hermanos cofrades no podrá pasar de sesenta y el Sr. Abad, y que cuando exista dicho número no sea admitido ninguno mientras no quedara plaza vacante.

 13º. Que todos los hermanos cofrades han de guardar y ocupar el asiento que les corresponda a cada uno según la época de entrada de cofrade, a excepción de los señores individuos que siendo cofrades, sean a la vez individuos del Ayuntamiento del Valle de Arana, los que con el Sr. Abad y demás que corresponda, ocuparán la primera mesa con su Secretario.

  14º. Que todo cofrade que desee hacer alguna observación con respecto a la Cofradía, tendrá la obligación de pedir permiso al Sr. Presidente, y una vez que le sea concedida la palabra, podrá exponer lo que tenga por conveniente y deberá hacer la indicación que desee antes de la hora de la comida.

   Y por último, acordó la Junta que el presente libro quede bajo la custodia del Secretario del Ayuntamiento de San Vicente de Arana, que lo es hot Don Bernardo Gómez y Viana.

  Tal es lo acordado entre los hermanos de la Cofradía y lo firman todos los hermanos cofrades con el Sr. Abad y el Secretario, en la ermita de Santa Teodosia, a veinticuatro de Mayo de mil novecientos quince. El Abad. El Secretario, Bernardo Gómez. Siguen las firmas de los cofrades.

  Es copia conforme en todo con el original que obra en el Archivo del Ayuntamiento de San Vicente de Arana.

  Y para que conste, firmo el presente en San Vicente de Arana, a veinticuatro de Agosto de 1915.



CUEVA DE OBENKUN


   A unos seiscientos metros de la ermita de Santa Teodosia, se encuentra una cueva natural en el término denominado Obenkun, junto a un frondoso hayedo, debajo de la vaguada que se forma entre las cumbres de Bitigarra I y II y dando vista al Valle de Arana. Su descubrimiento en 1934 y su excavación fue debida a Domingo Fernández de Medrano. Los materiales que se encontraron y hoy día están en el Museo de Arqueología de Álava, son de tipo lítico, óseo, cerámico y antropológico. Su datación corresponde al Bronce I y II, datado entre los años 1500 a.C. y 800 a.C.,  según la Carta Arqueológica de Álava

Llanos Ortiz de Landaluce. Doc. 5053 p. 289)

    Los ritos funerarios durante la Edad de Bronce están repartidos principalmente entre los dólmenes, túmulos y cuevas. En Álava se han localizado un buen número de cuevas sepulcrales en las cuales se encontraron restos que indican su utilización para este rito, una de ellas es la OBENKUN en San Vicente de Arana.

   Son cuevas naturales, generalmente localizadas en lugares abruptos, de tamaño variado pero normalmente de reducidas dimensiones. Los lugares de enterramiento pueden estar situados en la entrada o en los pasillos  interiores.

 De la cueva de OBENKUN las excavaciones se hallaron un gran vaso con asa en forma de puente; cerámica reconstruida con pezón aplanado próximo al borde. Pasta negruzca y superficie bruñida con instrumento (espátula); vasija reconstruida bruñida con instrumento; fondo de recipiente ancho y al parecer alto; hacha de doble filo de sección rectangular con aristas o ángulos ligeramente suavizados, en pizarra dura con rastros de uso; hacha pequeña en el mismo material, de sección rectangular un poco desfigurada. Varios fragmentos de cerámica grosera de grandes espesores y algunos decorados con cordones; dos grandes fragmentos de cerámica decorados con cordones con impresiones digitales que forman composiciones diversas en los cuerpos del recipiente. Un cráneo infantil encontrado entre bloques calizos.

Apellaniz, J.M. - Las cuevas sepulcrales de Obenkun (San Vicente de Arana) y Arratiandi (Atauri) EAA. Tomo 4 pp. 53 – 78. Vitoria 1970).

Eraso, A. – Llanos, A – Agorreta, J.A. – Fariña. J. "Contribución al estudio de la cueva de Obenkun y del karts de Bitigarra. (San Vicente de Arana. Alava) BISS. Nº II, pag. 311 – 326. Vitoria 1958.


JUEGO BOLOS DE SANTA TEODOSIA


  Se trata de un juego de bolos al aire libre, a la derecha del Puerto que asciende a la Ermita, aprovechando un terraza natural. El suelo es de tierra apisonada con grava, tirándose de NW a SE. Consta de un tablón guía formado por seis tablones de madera unidos por grapas de hierro en sus laterales. Tanto el tablón del fondo como los apartaderos son de madera, a modo de empaladiza.

 Tipología del juego: Palma de cuatro de la montaña alavesa.


Versos escritos por Longinos Abajo Alday:

Santa Teodosia está allá                                 
en estas altas montañas
muy cerquita del cielo
para hacer una llamada

Se celebran romerías
en este hermoso Santuario
donde devotos acuden
todos los pueblos cercanos

Orbiso y Santa Cruz,
también el Valle de Arana
con muchisimo fervor
el pueblo de San Vicente de Arana

De Vitoria y Salvatierra
de la llanada y la montaña
pero siempre han dado ejemplo
las hijas del Domingo de Alangua.

El día de la romería
aquí llegan temprano
a rezarle a Santa Teodosia
con el corazón en la mano.

Lo mismo hacen en sus casas
con muchisimo fervor
todos los días del año
le rezan una oración.

Por eso Santa Teodosia
no las tiene en olvido
porque a ellas las protege
desde este rincón escondido.

Os las voy a decifrar
cuales son estas hermanas
Aurelia, Presentación,
Rafaela y Severiana.

Su padre Domingo Ibañez
del pueblo de S. Vicente Arana
y pasó a vivir su vida
hasta el pueblo de Alangua

Todos venimos a esta Ermita
con mucha devoción
a adorarle a Santa Teodosia
para que nos dé su protección.

Por que ella nos dio su ejemplo
con su trabajo y oración
porque fue martirizada
por cumplir su obligación.

Cuando sus padres la encontraban
de que estaba en oración
le pegaban, le azotaban
sin piedad ni compasión.

Santa Teodosia fue mártir
y sus cumbres escalones
para llevar al cielo
con fé nuestras oraciones.

Esta Virgen bendita
que en la ermita está metida
nos bendiga el campo entero
y a nosotros todos los días.

Rezando un Avemaría
yo me voy a despedir
a rezarle a Santa Teodosia
todos los días quisiera venir.



Poesía dedicada a Santa Teodosia por Genaro Vidán

  "Entre la cumbre de Guipuzcoarro y la cumbre de Bitigarra se encuentra la Ermita de Santa Teodosia debidamente emplazada.  En su Norte tiene Iturrieta, Roitegui y Onraita y al Sur el Valle de Arana.

   Le rodean grandes hayedos con su campa bien cuidada y a la sombra de unos centenarios fresnos, el monumento a los Caídos del Valle, ideado por D. Angel Ona, en sus tiempos ancestrales.

  Esta Virgen es abogada de grandes dolencias, por muchos pueblos venerada y le sirve de cobijo la dicha Ermita recientemente restaurada, gracias a los desvelos de la gran Cofradía y su Junta bien organizada.

 Se celebran dos romerías al año con mucha concurrencia y animación una en primavera y otra en el verano al final de la estación.

 Hay pueblos que tienen sus días especiales para esta imagen venerar.
San Vicente y otros en las rogativas de la Ascensión y Alda el diecinueve de Junio fiesta de San Gervás.

 Hoy no tenemos ermitaño como lo había en la antigüedad, que cuidaba de la imagen y la Ermita, haciendo vida de anacoreta en oración y humildad.

 Socorriendo a caminantes, comerciantes y peregrinos alumbrándoles por la noche y dándoles cobijo; si al cruzar la serranía se encontraba alguien perdido.

  Esta ermita de Santa Teodosia después de haberse quemado entre muchas ha subsistido gracias al pueblo de San Vicente que de siempre con celo y honor le ha protegido.

  El resto de los pueblos limítrofes también le acompañan en su conservación y ahora los organismos  oficiales han puesto en ello gran atención.

 A las ermitas que aun quedan y en recuerdo a nuestro mayores les debemos gran veneración ; por eso en estos humildes versos a Ermitas y Ermitaños de todos los tiempos, mis honores les van y que a dos muchas veces su campana oigamos tocar.

  Para ellos el aplauso de todos Vds. unido al de un servidor".



 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal