S.D. Salvatierra - Arbitros - salvatierra-agurain

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

S.D. Salvatierra - Arbitros

Deportes > S.D.A.C. Salvatierra


AÑO 1980


Los colegiados se niegan a arbitrar al Salvatierra

Antoñana (colegiado) "Tuve que pedir ayuda a la Guardia Civil, que me escoltó hasta Vitoria" – 3 de Octubre de 1980
 
Tras votación secreta y unánime, los colegiados alaveses tomaban la decisión de no dirigir ningún partido en los que tuviera parte la Sociedad Deportiva Salvatierra. Los hechos acontecidos durante el encuentro entre el Salvatierra y el Santa María de primera juvenil, arbitrado por Luis María Antoñana – agredido a la finalización del mismo-  desencadenaron la decisión arbitral y motivaron muchos quebraderos de cabeza para la Federación. El mismo interesado daba la versión de los hechos y mostraba algunas magulladuras que todavía le perduraban.



¿Cómo transcurrieron los hechos?
El partido fue bien hasta mediada la segunda parte en la que el jugador nº 5 del Salvatierra se volvió y propinó una patada sin balón a un contrario. Expulsé a este jugador. El número 8 cogió el balón lanzando una patada que me dio a mí. También expulsé a este jugador.

La jugada clave vendría más adelante?…
Así es. En el minuto 79 un avance del Salvatierra fue cortado un poco antes de entrar en el área cayendo el jugador que llevaba el balón por su propio impulso dentro del área contraria. Señalé golpe directo y en este momento toda la gente del pueblo se viene a los laterales de la portería del lado de los vestuarios invadiendo esta zona del terreno de juego.
Esperé tres minutos y medio hasta lanzar la falta que salió fuera terminando el encuentro.

¿A partir de este momento comienzan las agresiones?
Más de setenta personas que andaban por allí invadieron el terreno del área. Comenzaron los insultos de todo tipo y que todos pueden imaginar, interviniendo a favor sólo el delegado de campo y al menos un par de personas más, al parecer directivos. Tuve que correr hasta la otra parte del campo y allí me mantuve otros doce minutos. Poco a poco me fui acercando hasta los vestuarios. Por el camino continuaba siendo insultado y algunas piedras me llegaron a tocar volviendo a correr hasta la caseta.



¿Dentro volvieron las aguas a su cauce o por el contrario continuaron los problemas??
La puerta del vestuario no tenías cerraduras. Estuve allí solo ocho minutos, después de este tiempo entró Teixidor y otro señor de unos 24 años, entrando luego el delegado con otros dos hombres, uno llamado Antonio, que intentaron cogerme teniendo que agarrar una escoba, y con el banderín del corner para defenderme. Se marcharon al poco y terminé de rellenar el acta.

¿En la salida aumentaron los hechos desgraciados lamentables?
Salimos y en la puerta había quince personas exactamente, que me molesté en contar. Salí con el delegado por detrás y toda la gente siguiéndonos. Íbamos camino del coche y al acercarnos vimos a gente maniobrando en el coche. Entre ellos estaba el tal llamado Antonio. Al llegar pude ver el parabrisas roto, el cristal retrovisor también roto al igual que el tubo de escape todo retorcido. Al ir a montar el tal Antonio me pegó en el pecho zarandeándome y dejándome al fin montar. En total, las averías del coche suman veinte mil doscientas noventa y cuatro pesetas.


¿Y para finalizar la persecución…?
Si, cuando salimos del camino y entramo s en la carretera me percaté que un SEAT 131 iba persiguiéndome; hice señales a la Guardia Civil de Tráfico a tres motoristas que me atendieron y que después me escotarían hasta Vitoria. Y ahí terminó todo.

Al parecer y si mal no recordamos, el año anterior el Salvatierra también tuvo sus más y sus menos con los árbitros…

Por hechos de análoga naturaleza. En aquella ocasión se celebró una reunión con el Presidente de la Guipuzcoana señor Arzac, con el Sr. Jerez, presidente del colegio de árbitros, señor Estibariz, delegado de la Federación Guipuzcoana y se consiguió continuar arbitrando.



JAVIER BERAZA PRESIDENTE DEL SALVATIERRA S.D.A.C.

Beraza presidente del club. "Se impone un careo entre el colegiado y los testigos que el quiera".

La película del caso Salvatierra continúa en manos de los que de una u otra manera son sus protagonistas. El día pasado fueron las declaraciones del colegiado Antoñana y por supuesto se dejaban abiertas las puertas a los dirigentes de la Sociedad Deportiva Salvatierra.

Javier Beraza presidente aguraindarra nos dio la versión de los hechos, en medio de una gran preocupación por la situación que raya en la paradoja y en lo crítico.

El partido transcurrió normal hasta la expulsión del segundo jugador, ya que creo que el balonazo no fue intencionado, ni tan fuerte como señala en el acta. Llegamos al minuto 78 , se produce la jugada del penalti y el señor Antoñana desde 40 o 50 metros que es como dirigió todo el partido o es lo que creímos todos, ya que al llegar al área cogió el balón y lo sacó  más de dos metros fuera.



¿Aquí es donde se produjo el asalto al campo?
En ese momento saltaron tres espectadores, personalmente saqué a dos, ya que hacía en ese partido de delegado de campo, y el tercero era don Ignacio Teixidor, delegado precisamente del Santa María. Los jugadores de ambos equipos estaban ayudando a quitar a la gente para ver si se tiraba la falta.

¿Entonces no sólo fueron tres personas las que estaban dentro si los jugadores tuvieron que ayudar a quitar a la gente?
Estaban los espectadores detrás de la raya, eso lo pudimos ver todos.

¿Se lanzó la falta y se acabó el encuentro?
Una vez finalizado el partido me acerqué al árbitro para acompañarle a entrar en las casetas, a lo que él se negó, corriendo hasta el otro lado del campo. Después de un tiempo entró en la caseta por su propio pie y sin ser dañado por ninguna piedra.

¿Luego vienen los hechos que se produjeron dentro de la caseta?
Una vez que redactó el acta, entre yo sólo y no acompañado por dos personas y dentro estaba el seño Teixidor, el entrenador del Santa María y un jugador. Cuando yo me dirigí al árbitro diciéndole que me parecía que se había pasado en la redacción del acta del segundo expulsado, entró un espectador insultándole al que yo saque fuera o sea que no tuvo que defenderse de nada.



¿Acompañó usted al colegiado a la salida del vestuario hasta el coche?
Yo le acompañé hasta el coche y de las quince personas que dice que estaban a la salida, no estaban más que cuatro , el espectador que le insultó y cuatro chavales que nos acompañan con la ropa. Lo que quiero decir claramente es que no hubo ninguna agresión, el señor de los insultos le dijo: "Mírame a la cara que no te quiero pegarte por detrás" y le agarró  pero sin pegarle ni nada. El arbitro metió el espejo en el coche y se marchó .

¿Se habrán enterado también de la persecución de la que dice ser víctima el Sr. Antoñana?
Lo del 131 es un chico de Miranda y que trabaja en Sallkon y que no había estado ni en el partido, aparte él está dispuesto a  hablar claro.

En cuanto a las vallas es cierto que ha sido un poco de negligencia por nuestra parte, más que nada porque del terreno de juego a los vestuarios hay muy poco espacio.
Si hace falta que traigan los árbitros de Navarra o de donde sea y de lo que estoy convencido de que estos señores no van a acabar con el Salvatierra.


 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal