La cerveza de la Llanada - salvatierra-agurain

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La cerveza de la Llanada

Industria

Una nueva 'birra' alavesa


La cerveza de la Llanada


Las olbeas de Agurain, esos característicos soportales de su Casco Viejo, han dado nombre a una perfecta combinación de agua, levadura, malta y lúpulo con lábel alavés. Javier y Koldo presentan a sus dos primeras 'hijas', Helles y Bock

Un reportaje de Carlos Mtz. Orduna.
Fotografía:  Alex Larretxi  


Helles, la rubia de Olbea, es larga y profunda con un perfecto balance entre el dulce residual de la malta y el amargor fino de los lúpulos


La pasión de Javier Aldea por la cerveza viene de lejos, pero hace cinco años, después de otro lustro sirviéndola tras la barra del bar Kitsch de Gasteiz, decidió dar un paso más y aprender todos los secretos de su elaboración y producción. "Poner cervezas me sabía a poco y empecé a estudiar", recuerda este hostelero, que a base de tiempo y mucha constancia se convirtió también en birrero. Primero dio a luz a su propia marca, Nómada, con la que incluso logró dar el salto a Estados Unidos. Y desde hace alrededor de un año viene gestando en compañía de otros dos socios un nuevo oro líquido con lábel alavés que tiene su centro de operaciones en plena Llanada, en Agurain. Se llama Olbea, una palabra enraizada en la localidad ya que da nombre a los característicos soportales que adornan su Casco Viejo.

Doce meses de trabajo entre bambalinas, de papeleo, de acondicionar la fábrica ubicada en el polígono industrial Litutxipi y de producir las primeras botellas que ya comienzan a dar sus frutos. Koldo Vesga, uno de los socios de Aldea y que se encarga de la gestión de la empresa, celebra la buena aceptación que hasta ahora ha tenido el proyecto y, sobre todo, el producto. "Surgió tal cual, como una posibilidad, porque el tema cervecero está en un buen momento. Es un proyecto interesante, que motiva, porque empiezas a meter la cerveza en el mercado y poco a poco se van abriendo muchas posibilidades. Además, Javi ha acertado muy bien con los ingredientes", describe Vesga.

No le falta razón. Por el momento, Olbea ha comenzado a comercializarse en dos modalidades, Helles y Bock. La primera, una rubia alemana tradicional suave, con maltas muy claras y baja graduación. La segunda, tostada, con un pronunciado color rojo y gusto caramelizado. La primera remesa de Olbea, de alrededor de 14.000 litros -7.000 de rubia y otros tantos de tostada-, ha sido producida en una fábrica de primer nivel ubicada en Cuenca, una de las mejores de España, porque la factoría de Agurain todavía no se encuentra en funcionamiento. La producción comenzará en la Llanada en el plazo máximo de un mes y medio, según sus cálculos.

Hasta el momento, Aldea se ha encargado de ir y venir en múltiples ocasiones a la localidad castellana para que esta primera tanda sea completamente artesana y que así encaje en la filosofía del producto. Mientras tanto, el contacto con las instituciones del territorio y el acondicionamiento de la fábrica de Agurain han cristalizado sin prisa pero sin pausa. Cuando los promotores entraron a la factoría por primera vez, de hecho, se la encontraron infestada por unos molestos vecinos. "Estaban allí todos los ratones de la Llanada y había como una tonelada de malta por el suelo que les servía de alimento", bromea Aldea.

Es la misma fábrica donde el antiguo propietario del pub The Man in the Moon de Vitoria fabricaba en su día una popular cerveza inglesa que comercializaba en su local. Cuando falleció, la factoría quedó en estado de abandono, por lo que el trabajo para volver a ponerla a punto ha sido exhaustivo. Adaptarla, higienizarla... Ahora sólo está a falta de los equipos necesarios para empezar a producir la cerveza, que si todo va bien llegarán la semana que viene, comenzando así la verdadera cuenta atrás para su puesta en marcha.

Han sido meses también de lograr los permisos necesarios de las instituciones, a las que ambos dan las gracias por las "facilidades" dadas hasta el momento. Aunque el papeleo ha costado "más de lo esperado", todo este tiempo ha servido a su vez para que Olbea disponga de una atractiva imagen corporativa y una página web, ambas obra de la empresa vitoriana La Consulta Creativa, para poder echar un vistazo a los productos disponibles y los puntos de venta donde ya se puede encontrar, todos ellos ubicados de momento en Agurain y Vitoria. Entre otros, cómo no, el Kitsch, varias carnicerías, pescaderías y fruterías de la capital o el bar restaurante Raíz de la calle Labastida. En Agurain Salvatierra puede encontrarse en las cafeterías Jai Alai y Mendibil, en el pub Kilkenny y en La Despensa de Agurain.

¿Y qué se puede decir de la cerveza? "Estamos cuidando toda la cadena de producción. A la cerveza no se le ha añadido nada más que agua, levadura, malta de cebada 100% y lúpulo. No lleva gas añadido, no se refermenta en la botella y se mantiene bastante bien", describe Aldea.


La Helles, inspirada en una famosa cerveza que comenzó a producirse en Munich con mucho éxito para competir con la Pils procedente de Bohemia, es menos amarga que la cerveza tradicional y tiene un sabor a malta suave, con un porcentaje de alcohol que oscila entre el 4,5 % y el 5,5%, de color dorado, claro y brillante, y con sabor vigoroso y un poco dulce. La Bock, entretanto, se trata de una cerveza Lager, originaria de la ciudad alemana de Einbeck, de estilo robusto, fuerte, de color pardo y una graduación más alta, superior al 6%. "Tienen un punto diferente y queremos que la gente las sienta como suyas", promete Aldea, que aunque con los pies en el suelo también se muestra ambicioso con el recorrido del proyecto. "Se trata de crear una espiral y con el tiempo llegar a ser la cerveza de consumo de Álava", anhela.


Además de las Helles y Bock embotelladas, los promotores crearán también unos grifos para que ambas puedan servirse como cañas en los bares que así lo deseen.

Buen precio  El modelo de fabricación de Olbea permitirá también a sus promotores optimizar la producción y conseguir así un precio que, prometen, será "muy competitivo", más cerca de las cervezas industriales que de las artesanas, normalmente bastante caro. "Supone un gran esfuerzo, pero hay que tener un buen precio porque la gente está muy apretada", razona Vesga. Esto se traduce en que el coste del botellín de 33 centilitros rondará los 2,5 euros en los bares, un precio muy similar al de cualquier cerveza típica.

Al margen de las dos marcas de consumo ya descritas, Aldea viene trabajando en los últimos meses en otras dos modalidades de cerveza de elaboración más costosa y que se embotellará en menos cantidades. Se trata de una rubia fuerte y de otra negra también fuerte que llevan ya alrededor de seis meses fermentando en las barricas y a las que todavía les restan alrededor de tres o cuatro meses más. "Nos basamos mucho en la Llanada y hay sitios donde se está trabajando mucho y bien con la cerveza. Será un producto hecho con cariño y con los mejores ingredientes y que se embotellará menos, de un modo más premium, más bonito", destaca Aldea.

Con el paso del tiempo, el cervecero busca lograr que el producto, que siempre se encontrará en constante evolución, esté elaborado al 100% con productos alaveses y tratado también en el territorio, con cebada de la propia Llanada alavesa y malteándola él mismo. Pero, ante todo, logrando que sea "un producto diferente en el que por encima de todo prime la calidad".

En cuanto a la expansión de la empresa y sus miras futuras, todo dependerá del consumo y de la aceptación que vaya teniendo el producto. "No vamos a hacer locuras. Iremos poco a poco, con los pasos muy medidos. La velocidad nos la irá marcando el consumo", advierte, por su parte, Vesga.

producción

Las claves

Los productores de Olbea darán a conocer la cerveza en Agurain y Vitoria, y abrirán las puertas de su factoría - gasteiz  - Con la maquinaria ya prácticamente en marcha para que Olbea comience a producirse en la Llanada, algo que será realidad en el plazo máximo de un mes y medio, Javier Aldea y Koldo Vesga tienen en mente muchas más iniciativas para dar a conocer su nuevo producto, que aspiran a convertir en "la cerveza de consumo de Álava".

Entre otras, la presentación en sociedad de la cerveza en varios establecimientos hosteleros de Agurain y también de Gasteiz para que el público potencial vaya familiarizándose con ella.

La primera fecha clave para ellos será el próximo jueves 24 y el lugar, la cafetería Jai Alai de la capital de la Llanada. Ya en mayo, llevarán a cabo otra presentación también en Agurain, en un establecimiento todavía por determinar. No es de extrañar, porque durante la larga "carrera de obstáculos" que ha precedido al nacimiento de Olbea, Vesga y Aldea se han sentido "como en casa" en la localidad y han decidido ponerle ese nombre tan suyo. "Como es de bien nacido ser agradecido, hemos decidido que la marca debía hacer un guiño a la amabilidad de su gente y a la magia de sus tierras", explican los promotores.

En ese mismo mes o ya en junio, Olbea será presentada en sociedad Gasteiz, posiblemente en las dos cafeterías-kiosko del céntrico parque de La Florida.

Al margen de presentaciones, y una vez que la factoría de Agurain abra sus puertas, los promotores tienen la intención de organizar visitas guiadas para que todo aquel que lo desee conozca el proceso de elaboración y producción de la cerveza. Habrá que esperar unos días desde que comience la producción allí, aunque Vesga cree que "prácticamente dentro de dos meses" podrán comenzar con esta actividad en la fábrica.

Además, en la página web de la marca,
http://olbeapilsner.es/, se ha puesto en marcha un concurso que permitirá a quien conteste a varias preguntas relacionadas con la cerveza optar a un jugoso premio, que no es otro que llevarse su peso en litros de Olbea. La promoción, que lleva como título Dale a la cabeza y demuestra cuánto sabes de cerveza, estará abierta hasta el próximo 31 de agosto. - C.M.O.

"Las cervezas tienen un punto diferente y queremos que la gente las sienta como algo suyo"
Javier Aldea
Cervecero

"El tema cervecero está en un buen momento. Es un proyecto interesante, que motiva"
Koldo Vesga
Socio de Olbea


¿Por qué OLBEA? orígenes y agradecimientos


Conseguir que OLBEA llegue a tus manos ha sido una verdadera carrera de obstáculos. Sin embargo, en Agurain nos hemos sentido como en casa, por lo que ellos son parte de este proyecto; y como es de bien nacido ser agradecido, hemos decidido que la marca debía hacer un guiño a la amabilidad de su gente y a la magia de sus tierras.

Si habéis tenido el placer de dar un paseo por Agurain, es probable que os haya llamado la atención sus soportales. Se trata de una de las construcciones de la Edad Media más curiosas de Álava: las "olbeas".
Cuando se construían, se establecía por ordenanza que fueran lo suficientemente altas para que los hombres a caballo pudieran pasar por debajo de ellas, desde entonces, estas olbeas resguardan a la gente de las inclemencias del tiempo y permiten la celebración de reuniones y mercados.

Y entonces lo vimos. Ese carácter protector, esa función de resguardo es la que sentimos en Agurain desde el principio. OLBEA decía mucho de nuestro orígenes y homenajeaba la generosidad de aquellos que se han cruzado con nosotros en el camino pasa sacar adelante este proyecto.

Desde aquí queremos dar las gracias al Ayuntamiento y la Cuadrilla de Salvatierra, a la Cámara de Comercio, al Departamento de Promoción Económica y el Programa de Emprendedores, así como a esas personas que por genética o azar comparten nuestro itinerario vital y con él, nuestros esfuerzos, tropezones y grandes momentos.

Ahora que todo y todos están en su sitio, es momento de centrarnos en lo nuestro: la cerveza natural, OLBEA pilsner.


Cerveza Olbea gana el Premio a la Innovación y Emprendizaje alavés

La Federación Alavesa de Empresarios del Comercio y Servicios entregó en el Museo Artium, a Alaiza Brewing el Premio a la Innovación y Emprendizaje en Álava en los XI edición de estos premios.

Nuestras olbeas, esos característicos soportales, han dado nombre a la Cerveza Olbea una perfecta y acertada combinación de ingredientes: agua, levadura, malta y lúpulo con label alavés. Desde hace alrededor de un año, se viene gestando un nuevo líquido que tiene su centro de operaciones en pleno Agurain.

La producción es completamente artesana y así encaja en la filosofía del producto. Están cuidando toda la cadena de producción. La cerveza no lleva gas añadido, no se refermenta la botella y se conserva bien.

Con el paso del tiempo, este producto  siempre se encontrará en constante evolución. Pero ante todo, logrando que sea un producto diferente, hecho con cariño y los mejores ingredientes en los que por encima de todo prime la calidad.


 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal