Ioseba Olalde Azkorreta - salvatierra-agurain

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Ioseba Olalde Azkorreta

Personajes en Agurain

Ioseba Olalde Azkorreta
Agurain 1959  - Gasteiz 2004



Fotos: Posiblemente fue la palabra que más oyó Ioseba durante toda su vida, hijo de Pepe el "fotógrafo" de Agurain, las fotos, momentos de la vida que compartió con nosotros. Es una pena que no podamos tener su vida en uno o mil cd´s para poder pasarla otra vez junto a él.

Buscas queriendo encontrar muchas más de esas fotos y no encuentras ni una mínima parte. Aún así todos tenemos recuerdos, y en ellos Ioseba no ha desaparecido, porque como en las fotos, supo impresionar nuestras vidas y dejar su huella.

Fue nuestro profesor de fotografía en la antigua ikastola de Zapatari donde nos enseñó los secretos, las técnicas, el revelado, pero sobre todo nos enseñó a amar la fotografía

Gracias por todos los momentos que hemos pasado contigo.  


Joseba y Karlos Olalde, con su tía Cándida el día de la 1ª Comunión en el Barrio de San Jorge de Agurain


Nacido en junio de 1959. Sexto hijo de Pepe Olalde, Pepe “el fotógrafo” y gemelo de Karlos, (Josetxu y Karlos les llamábamos de pequeños) Desde el año 1988 trabajó como fotógrafo profesional en prensa, discográficas, publicaciones, publicidad y audiovisuales. Fue acreedor de varios premios de fotografía. Ha realizado exposiciones individuales y colectivas.


Fiesta de San Nicolas en Agurain, foto de Pepe Olalde, entre los niños Aurelin, Markitos, etc..y los gemelos Olalde acompañando al Obispo, su hermano Adolfo Olalde
Ioseba en el colegio de las monjas de Agurain, abajo segundo por la derecha con Landazabal, Garibay, Resano, Evaristin, Pedro Mari Azua, Muñoa, Angelito Asteasu, Arana, Alfredito, Preciado, Txumari, Rodolfo. Alberto entre otros

HASTA SIEMPRE “CHAVALIN”  -  egin   


23 Osteguna – 2004 Abendua

Su inseparable bicicleta se pinchó, quizás en el peor momento. Justo cuando, curiosamente, a sus 45 años uno diría que reorganizaba su vida, con un próximo libro sobe paisajes vascos, otro trabajo aún calentito sobre agroturismo y la ilusión de comenzar la carrera de Historia del Arte en la UPV-EHU. Su padre le inició en la ilusión por la fotografía desde pequeño en su Agurain natal.

Dolmen de Sorginetxe, fotografía de Joseba Olalde
Arco iris en la La Llanada, con el Mirutegui y la Sierra Entzia al fondo, foto de Joseba Olalde

El malogrado “Egin” fue su primera y más fructífera parada. Luego, recaló un tiempo en “Egunkaria”, colaboró con “Argia” , luego lo hizo para el Parlamento de Gasteiz, una trayectoria fotográfica que lo convirtió en un referente por su trabajo y por su carácter. Los últimos años nos enseñó en Agurain mucho de lo que sabía sobre la fotografía, dándonos clases de revelado, técnicas de fotografía, etc… pero sobre todo nos enseñó a amar la fotografía.

EL CABALLERO DE NEGRO

Como un caballero negro – decía que en ese color no se notan las manchas y que le hacía más delgado- iba de aquí para allá con su bicicleta y su pitillo a los Lucky Luck.

Dejó muchas conversaciones por acabar. ¿fotos que hacer? No, la mejor ya la hizo, ahora ya tendrá 20 añicos y se llama Gorka.



Zikloa


Ibiltari goiztiarra, egunari ordu guztiak hartzeko, zeharragiz lehen elurteetan, zugandik jaso ditugu, Joseba, udazkeneko eguzkiaren distira gorrikararen irudiak. Kolore hori samurrak eta landare urdinak, haizearenizal.

Emeki-emeki berregin dituzu xendra geométrico, ordenatu horiek. Iraila ahaleginez eta adiskidetasunez beteko duten jornalarien zain. Irri txuri partekatuak haienak, mahats-bilketaren zurrumurru luzean. Eta poza, mahats berria ikusteak ematen duena, Arabako lur gorri herdoilduek ematen duten ardo oparoa.



Caminante de madrugadas por estar las horas enteras del día, traslúcido en las primeras nevadas, nos ofrece Joseba imágenes de la medida del esplendor rojizo del sol en los otoños. Tiernos amarillos y vegetales, azules ombras del viento.A paso lento has repetido. Solitario los senderos geométricos, ordenados, a la espera de los jornaleros que habitarán un septiembre de esfuerzos y amistades. De risas blancas compartidas en el largo rumor de la vendimia. Y el goze de ver la una nueva, generoso vino de las tierras rojas oxidadas, de Alava. Y octubre ocupado en las penumbras extensas de las bodegas.


'Zikloa' recoge la visión de Joseba Olalde sobre el ciclo vital de la vid.

El libro combina las fotografías de la Rioja Alavesa con las estrofas de tres 'bertsolaris'

Joseba Olalde (Agurain -Vitoria, 1959-2004) recibió hace más de un lustro el encargo de Bodegas Remelluri de elaborar un trabajo fotográfico sobre el ciclo vital de la vid y los trabajos en la bodega. Fruto de ello fue un recorrido circular que se recreaba en el paisaje de la Rioja Alavesa y el trabajo de sus gentes, pero también en las virtudes cromáticas de la vid y la uva. La esencia de aquellas imágenes se edita ahora como libro, titulado Zikloa, con un prólogo de Néstor Basterretxea y las coplas de los bertsolaris Jon Maia, Unai Iturriaga e Igor Elorza traducidas al castellano, el francés y el inglés.



La dedicación de Olalde a la fotografía se inicia a finales de los ochenta, después de haber viajado por América y Europa tras abandonar los estudios de ingeniería. Su labor se desarrolla en diversos medios de comunicación (entre ellos, este diario) y en el Parlamento vasco.

Desgraciadamente, no llegó a ver el cuidado volumen que recoge 50 de sus mejores instantáneas, publicado por la editorial Arabera. Un infarto acabó con su vida el pasado agosto mientras se bañaba en las piscinas de Mendizorrotza.

Sí llegó a revisar las últimas pruebas de un libro creado por él mismo, del diseño gráfico a la concepción de que las imágenes fueran acompañadas de los bertsos de Maia, Iturriaga y Elorza.


El trabajo de Olalde en las faldas del Toloño, en la finca de Remelluri, fue minucioso y paciente: no perdió ni un momento del ciclo vital de la vid. El volumen se abre con el paisaje invernal en el que las viñas casi desaparecen bajo la nieve, y se cierra con una fotografía que recoge la primera nevada del año, con la hoja ya caída. En medio, el contraste entre las primeras flores del almendro y unas vides sin podar, la aparición de las primeras hojas,... Estos momentos han sido los elegidos por Jon Maia para acompañarlos con sus bertsos, como éstos, ante unas viñas recién podadas: "Negu beltzenean ere / iraun dugu etsi gabe / besoak gora, ez dugu etsi / bici gara, hemen gaude" ("Hemos sobrevido / al más duro invierno sin perecer / brazos arriba, sin desfallecer / estamos aquí, vivos!").

Unai Iturriaga prosigue, con las siguientes imágenes (de la 17ª a la 34ª) con ese tono festivo y alegre que ya ha había iniciado Maia. Son coplas divertidas como la que ilustra un atardecer de primavera: "Ai Kattalin, Kattalin! / Kattalin auzoa, / ez al dun dastatu nahi / gerizpe gozoa" ("¡Ay, Kattalin, Kattalin! / Querida vecina / ¿no quieres probar / la sombra de esta encina?").

Las últimas imágenes, las recreadas por Igor Elortza, presentan ya la intervención del hombre, como ésa en la que un vendimiador ayuda a otro con un cesto repleto de uva madura. "Beti astun bakarka / jasotako zama / samurragoa da bik / egindako lana" ("Cualquier peso a solas / resulta dolorido, / es más llevadero / el trabajo compartido").


ARGAZKIA: J. OLALDE

Joseba txirringaz dator. Prentsaurrekoa dago, goizeko hamaiketan. Goizeko hamaiketan hiru argazki egin behar ditu, zein toki batean, horregaitik arrapaladan ikusten dugu beti Joseba; eta eguerdirako hamaiketako hiru argazki horiek eginak ditu. Ohitura da, Josebak beti lortzen ditu ezinezkoak diren gauzak.

Goitik behera beltzaz jantzita eta txirringaz gogoratu zaitugu askok. Zanbaitok gogoratuko zaitugu ere bizikleta gainean pikadurazko zigarrotxoak egiten, edo argazkiak oraindik bustita daudela gutunazalean sartzen, Hernanirako autobusean bidali ahal izateko. Etxetik hartutako erresistentzia batez eta haizagailuak negatiboak lehortzeko egin zenuen armairutxoa ere gogoratu dugu.

Gero maketa egin, eta, beti bezala,argazkia nola edo hala sartu. Jatorrizkoaren neurriak kontuan hartu gabe. Bai kexatzeko motiboa Olalde argazkia, automatismoa.

Denbora luzca eman genuen elkarrekin “egin”eko buleho horretan, egunero presaka, tentsioa sarritan eta haserrealdiren bat noiz edo noiz. Eta denbora luzca ere afaritan joan zitzaigun, barrez, kontu kontari, luze iraun behar zuen adiskidatasuna tinkotzen.

Urteak pasa dira. Orain armairutxoa, negatiboak eta autobusak ez dira prentsaren gaiak. Egineko bulegoak poliziaren prezintoz itxita jarraitzen du. Une gazi-gozoak pasatu ditugu eta zuk betikoa jarraitu duzu. Nola jakin Joseba Olaldek betiko Joseba jarraitzen zuela? Erraza da, kateatu gabeko txirringa non, betiko gure Joseba han.


Ver: IOSEBA OLALDE 2ª parte
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal