Brujas y Brujerías - salvatierra-agurain

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Brujas y Brujerías

Curanderos y Saludadores

BRUJERIA Y BRUJAS EN AGURAIN

En Agurain, se habla de varias  brujas o "sorgin", las más famosas eran  la Zokorra, la Pipera y la Morena.


SORGIN – BRUJAS

Hechicera que según la superstición popular tendría trato con el diablo.

La creencia en genios y brujas estuvo muy extendida en nuestra zona. En Arrízala, cerca de Agurain hay un dolmen que recibe el nombre de “Sorginetxe” casa de brujas.



LEYENDA DE LAS BRUJAS - SORGINETXE (Casa de Brujas).


SORGINETXE (casa de la bruja) es un dolmen situado en una llanura, medio kilómetro del núcleo de Arrízala, aldea cercana a Agurain.

Alguna leyenda refiere que fue construido por lamias, por “sorginak” según otros, que vivía en la caverna de Lezao, de donde llevaba sobre su cabeza las grandes piedras que conforman este monumento, al mismo tiempo que hilaban. Otras versiones aseguran que fue obra de los “gentiles”, quienes trajeron las piedras de Atokolarri.


Dibujo a plumilla del dolmen de Sorginetxe entre Agurain y Arrizala de J. Arrizabalaga

En un manuscrito de Federico Baraibar, de entre 1870-1874, puede leerse lo siguiente:

“La caseta de las brujas” entre Arrízala y Eguileor, camino de Salvatierra, hay tres grandes piedras, dos en pie y una atravesada, que, según indicaciones que me han hecho, es de suponer que sea un trilito celta. Las gentes del país dicen que lo construyeron las brujas bajando las rocas en las puntas de sus ruecas durante la noche”.

Del Libro “El Akelarre Vasco” de José Dueso

BRUJAS DE ARBULO

  Entre los pueblos de Oreitia y Arbulo se localiza “Mariturri” – (Fuente de Mari) – también denominada “Fuente de las Brujas”. Según las leyendas locales, alrededor de ella se reunían antaño en akelarre las brujas de la zona. Además según se decía, el viajero que pisase de noche la hierba de aquella fuente perdía de inmediato el sentido de la orientación.

(Tomado del Akelarre Vasco)


 Entre Orenin y Arbulo está la fuente de la brujas y se añade que el viajero que pisa por la noche la yerba que nace junto a la fuente pierde el cerebro y otro caso parecido existe en Narvaja, un lugar donde se reunían era en Urquiza entre Peñacerrada y Loza.

(Tomado de Alava en sus manos).

LAS BRUJAS DE MARITURRI

Otra leyenda le contaron a Gerardo López de Guereñu en Arbulo: Donde brota el manantial de “Mariturri” o “Fuente de las Brujas” por la noche suelen andar éstas. Un aldeano dejó cerca de ésta fuente un carro cargado de leña, y cuando volvió a la mañana siguiente todos los troncos estaban hechos astillas, atribuyendo el sucedido a la brujas.


BRUJAS DE ALAITZA


En Alaitza existía una bruja, también llamada “Zokorra”, que cuando alguno de la casa, sobre todo los niños, era malo, se le aparecía bajando de la chimenea en forma de gato.

Recogido por Gerardo López de Guereñu en Alaitza (en los años 50).


BRUJAS DE NARBAXA

Cerca del núcleo de Narbaja se localiza la “Fuente de las Brujas”. Según se ha creído en la zona, allí solían reunirse todas las noches las brujas, para volar juntas hasta el akelarre de Amboto, en Bizkaia.


BRUJAS DE ORBISO


También se  conoce en Orbiso la leyenda de la bruja que, convertida en gato negro, se entretiene en importunar a  alguien.

Cuentan que un gato molestaba a un grupo de mujeres que se reunían por la tarde en la casa de una de ellas. Hasta que, hartas del gato, decidieron arrojarle un caldero de aceite hirviendo. Dicen que, al día siguiente, una de las vecinas del pueblo apareció con la cara quemada


BRUJAS DE KORRES

De la aldea de Korres era una tal Margarita Jauri, que se vio implicada en el proceso de 1610 contra las supuestas brujas de Zugarramurdi. Aunque tras el mismo fue reconciliada y puesta en libertad, debido a la presión y al trato brutal a que se vio sometida por el comisario inquisidor de Maeztu, se suicidó tirándose al río.


BRUJAS DE SAN ROMAN DE CAMPEZO

Para conocer a las brujas, se colocaban todas las mujeres del pueblo en “corroncho” (formando un círculo) y se echaba a rodar un cedazo; donde se paraba éste, después de dar unas cuantas vueltas, era señal infalible de que aquella mujer era la bruja.

Recogido en San Román de Campezo.

BRUJAS DE AZACETA (ZAITA)

Según un relato popular en Azázeta, hubo una bruja que se transformaba en gato y salía a importunar a la gente por los caminos, hasta que, una noche, un hombre lo atrapó y lo encerró en una arcón. A la mañana siguiente, la sorpresa de aquel hombre fue mayúscula  al comprobar que, dentro del arcón, quien estaba encerrada era una mujer completamente desnuda. La dejó marchar pero la hizo prometer que no haría más brujerías.

Tiempo después, aquella bruja enfermó, pero no podía morir mientras no trasmitiese sus poderes a otra persona, cogiéndole de la mano. Finalmente a una del pueblo se le ocurrió que lo mejor era darle el palo de una escoba, lo hicieron así y la enferma expiró.

Cuando hubo muerto la bruja, arrojaron la escoba en el horno de cocer el pan y pudo verse con asombro, cómo brincaba aquel objeto mientras se quemaba, al tiempo que se escuchaban extrañas explosiones.

Leyendas populares de la montaña alavesa

    
BRUJAS DE APELLANIZ

La misma leyenda la recogió Gerardo López de Guereñu en Apellaniz. Hubo hace tiempo un vecino a quien empezaron a molestar las brujas. En ocasiones, al ir por alguna senda, llegaba un momento en que le era completamente imposible continuar su camino y tenía que volverse al pueblo.

Otras veces, el ganado se soltaba en la cuadra y alborotaba, causando grandes destrozos.

Estuvo al acecho varios días, hasta que una noche vio entrar un gato negro, al que, con el palo que a prevención tenía dispuesto, pegó un buen “zarrazo”, dejándolo por muerto y encerrándolo en un arcón.

A la mañana siguiente, al levantar la tapa del arca, con gran sorpresa encontraron una mujer desnuda, y habiéndoles prometido que no volvería a hacerles daño alguno, la dejaron marchar .

Contado por Antonia Saenz, de Apellaniz a Gerardo López de Guereñu


LA BRUJA GAINZARAINA

Otra leyenda de la montaña alavesa se refiere a una bruja  a la que llamaban la “Gainzaraina” se contaba en los pueblos que ésta bruja se convertía en gato y hacía sus fechorías por las aldeas vecinas. Un día que estaban “churumando” un cerdo pasó la “Gainzaraina” y el animal al verla, aunque se hallaba con las patas ya cortadas echó a correr al cortín.

(Oído en Peñacerrada. Gerardo López de Guereñu).



BRUJERIA Y BRUJAS EN SAN VICENTE ARANA


De un manuscrito de don Federico Baraibar (entre 1870-1874).
  
En San Vicente de Arana una vieja mujer pidió limosna a un labrador. Este se negó y se marchó. Ella le dijo que se había de acordar.

Llegó la noche y encontró al entrar en la cuadra a sus dos bueyes enfermos y junto a ellos un gato. Al ir a escaparse el felino, el labrador le arrojó una piedra y le dio fuertemente en la cabeza.

Al día siguiente le dieron la unción a la anciana que le había pedido limosna y se murió.

Otra variante de el mismo relato, localizada también en San Vicente de Arana y que recoge don Federico Baraibar es la siguiente:


En ella aparece la petición de limosna por parte de la vieja mujer y la negación del labrador. A la noche entraron por la ventan la brujas (él no las vio entrar, pero lo supone) y le arañan a satisfacción. A la mañana siguiente la mujer del arañado fue a Barria, al convento de las monjas, compró unos escapularios. Se los puso al marido y no volvieron a molestarle.

Federico Baraibar, leyendas alavesas


BRUJAS DE ARRAIA – MAEZTU


Se decía que antaño las brujas lavaban la ropa, y lo hacían preferentemente de noche, en un pozo situado en el término de Larrea, perteneciente a Maeztu y situado entre Arluzea y Apellaniz.

Existe en Maeztu compartido por Apellaniz y Vírgala Menor, un labrantío denominado “Sorgimendi” – Monte de la Brujas.

Cuentas que dieron albergue, en una borda de Apellaniz a una gitana que tenía fama de bruja, y que, por la noche, al ir a por paja para el ganado, la encontraron subida en una viga, con el cuerpo disforme y unas patas largas como las uñas de una araña.


LOS ENEMIGUILLOS DE OTEO

En Oteo, fue un pobre a una casa y una muchacha de dicha casa comió algo que le dio el mendigo, sacándolo previamente de una caja que llevaba.

Desde aquel mismo momento, empezó a alborotarse el ganado, subiendo hasta el piso; los muebles se movían solos, e incluso salían por las ventanas, hasta que el viejo les dijo:
Eso, enseguida se arregla.

Fue a la casa y con unas palabras y unos gestos desaparecieron los “enemiguillos”

Recogido por Gerardo López de Guereñu


                                    
BRUJAS DE EGUINO

A principios del siglo XVII, el País Vasco se vio sacudido por diversos procesos de brujería cuyos máximos exponentes son las matanzas ordenadas por Pierre de Lancre en el Norte del País y el Auto de Fe Logroño, en 1609 y 1610, respectivamente. En Eguino fueron testificadas 6 personas; 2 reos reconocieron la existencia de un akelarre en el lugar.


 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal