10 años sin la Polla - salvatierra-agurain

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

10 años sin la Polla

Música en Agurain > La Polla Records

Diez años sin La Polla Records


Críticos musicales reflexionan sobre lo que significó el grupo vasco liderado por Evaristo Páramos

Foto histórica de la Polla en Orereta – Errenteria en 1987


DIEZ AÑOS SIN LA POLLA

HISTORIA DE LA MÚSICA VASCA


EL   grupo de música La Polla Records dio su último concierto hace diez años. Fue el 3 de agosto de 2003. La formación de música punk de Agurain (Araba) resultó, según los especialistas, un fenómeno musical.

Tuvieron una trayectoria de 25 años y firmaron éxitos como  
Salve,  Txus,  Ellos dicen mierda, No somos nada  o  Carne para la picadora.

Los tres últimos conciertos que dieron en directo datan de agosto de 2003. El día 1 en el festival Tintorrock. Al día siguiente, actuaron en Forua. El grupo dio por terminada su trayectoria el domingo día 3, en Berango.


El líder de la formación, Evaristo Páramos con cincuenta y pocos tacos ha puesto en marcha hasta la fecha otras formaciones bajo los nombres de The Kagas, The Meas y Gatillazo. Este es su último grupo y continúa en activo.

Este es el estudio de varios críticos musicales sobre la repercusión que La Polla Records tuvo en el panorama musical.

Impresionantes conciertos en Argetina, Chile, México y en toda la Amerlca Látina donde los Pollos llenaron estadios.


Los periodistas preguntados son Koldo Otamendi, Belén Mijangos, Óscar J. Beorlegui, Josu Arteaga e Igor Cubillo. También se ha registrado la impresión de un músico, Asier Basabe, baterista del grupo Zea Mays y del fotógrafo de rock Jon Iraundegi.

Koldo Otamendi es el responsable de la web musical  Musikazuzenean. A su juicio, en los años 80 hubo bandas, pero sobre todo, cantantes. Otamendi estima que La Polla Records influyeron en la escena vasca, estatal e internacional. Cita como ejemplos a "Fermin Muguruza, Natxo Cicatriz, Josu Zabala, Josu Eskorbuto... Y otros muchos".


Foto histórica de Evaristo, Txarli y José Saez de Asteasu disfrazados de punkys con quince años en Fiestas de Agurain en los setenta. Foto Kepa Ruiz de Eguino


La directora de la desaparecida revista musical  El Tubo,  Belén Mijangos, también tiene su opinión. "A nivel musical, tanto en Euskal Herria, como en el estado español y en América Latina, fueron una auténtica revolución, animaron a cientos de jóvenes a montar sus grupos e influyeron a otros estilísticamente", valora y va más allá: "A nivel social, su impacto ha sido mayor si cabe, por su crítica social certera e hilarante, su coherencia y su compromiso con  la calle, consiguiendo empatía inmediata".


Primer concierto de la Polla Records en Agurain y primera pegatina del grupo.


J. Óscar Beorlegui es periodista musical del  Diario de Noticias de Navarra. "La Polla Records supuso un antes y un después en mi trayectoria vital, sus canciones representan la banda sonora de mi vida.

Nunca olvidaré la primera vez que los ví, en 1983, con 16 años. Nunca he vuelto a sentir la sensación de estar ante algo como aquello. Evaristo, genio, ingenio y figura, es irrepetible", comunica.


Abel Murua, bajo de la Polla con los brazos abiertos y justo detrás su primo Fernandito Murua, batería de la Polla en las Fiestas de Agurain


25 AÑOS DE TRAYECTORIA


La Polla Records surgió en 1979 en Salvatierra-Agurain (Araba). A partir de 1995, pasaron a denominarse de forma oficial La Polla.

En 2003, la banda de punk por la que pasaron Evaristo, Txarly, Sume, Abel y Fernandito... y otros músicos se disolvieron tras casi 25 años de actividad. Hasta entonces, habían grabado más de una docena de álbumes de estudio, maquetas y discos en directo.


Fernandito Murua y el Sumé batería y guitarra de la Polla Records


Josu Arteaga es periodista y músico. "La Polla Records es para mí, lo que Carlos Fontana para los revolucionarios: De esos muertos que nunca mueren", parangona el guipuzcoano. A su juicio, Evaristo fue un "visionario revestido de un aura de locura".

Arteaga recuerda una entrevista que le hizo al cantante para  Diagonal "como la mejor que podré hacer nunca a nadie, no por mi habilidad sino por la del que tenía enfrente: Tremendo, ingenioso, perspicaz... Un fiera bendecido por no sé qué astros. Irrepetible.

La escena musical vasca es aburrida, conservadora, y repetidora de viejos esquemas hasta el infinito. Una caricatura de lo que fue, desesperante y sobre todo  superguay", concluye.


De pie el primero de la derecha el “Sumé de la Pakoté” con jersey de rayas en la escuela de Agurain con Don Jacinto


Otamendi, por otro lado, analiza la situación del punk vasco. "No tiene la fuerza ni el  punch  que tuvo en los 80. Aunque sigue habiendo buenas bandas, es difícil encontrar a alguien que tenga ese acierto y acidez al escribir y esa actitud. ¡No sé, igual es que nos hemos hecho viejos también, y no vemos las cosas como son hoy en día! Ya sabes: "¡Yo no soy joven, yo soy muy viejo, ríete de mí que soy tu espejo!", cita.


Evaristo de la Polla y Fernandito con la cuadrilla de Agurain, Koldo, etc.. foto Kepa Ruiz de Eguino en 1980. a la derecha Evaristo en plena actuación


El periodista  freelance  Igor Cubillo señala a La Polla Records como un grupo único, "pese a su reiteración y ciertas contradicciones". Sin embargo, considera que "no tiene sentido poner en cuestión, a estas alturas, la relevancia de La Polla Records.

Evaristo y compañía pusieron la escena patas arriba con un arrojo, una desinhibición y una causticidad tan desconocida como necesitada por estos lares. Fueron el punk de base, el orgullo proletario... Su huella indeleble se encuentra impresa en la marea de bandas que siguen su rastro, y en la de colegas como Reincidentes, con fervor no disimulado, y afán imitador. Fueron necesarios".


Arriba a la izquierda Fernandito con los compañeros de equipo Txantxangorri de Agurain


EN RECUERDO DE FERNANDITO


El baterista de Zea Mays, el bilbaino Asier Basabe, asegura que La Polla Records "fue, es y será una de las mejores bandas punk de Euskal Herria y del universo", apunta e incide en "esas letras acidas cargadas de humor y de verdades como puños, escupidas por Evaristo.

Es un gran  frontman  y mejor persona. Esos músicos con ese toque tan especial, capaces de seguir las venidas arriba de un batería con nervio como era Fernandito, "único", apostilla. Basabe agrega una impresión. "Mamar el disco  Salve  desde la niñez marca una vida", agrega este músico.

El músico vizcaino, además, conserva una anécdota relacionada con La Polla Records. "El único bolo que Zea Mays pudimos haber hecho con esa gran banda fue en Portugalete.

Nunca se llevó a cabo. Fernandito -el baterista de la formación alavesa- falleció unos días antes. Ese día versionamos con Zea Mays a La Polla Records".

Txarli Garín y Abel Murua guitarra y bajo de la Polla Records de Agurain


El irundarra Jon Iraundegi es uno de los fotógrafos que vivió aquellos años. "Al ir a fotografiar a La Polla ya sabías que podrías tener buen material gracias al gran Evaristo", valora Iraundegi.


Txarli en plena actuación foto de Jon Iraundegui


Diez años después de su disolución, existen bandas de tributo a este grupo. Beorlegui señala que siempre dice lo mismo "cuando sé de la existencia de alguno  homenajeando  a La Polla.

Que el asunto nace condenado al fracaso. ¿Por qué? Porque La Polla es inimitable. Las canciones de La Polla eran canciones mal tocadas y bien cantadas, y las versiones que se hacen, por definición -concluye-, siempre son bien tocadas y mal cantadas".



Escritos y fotos:

Iban Gorriti
Jon Iraundegui
Kepa Ruiz de Eguino


 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal